Te odio pero bésame · Ebook / Papel

Empezar de nuevo · Ebook / Papel

El protector · Ebook / Papel

Algo más que vecinos · Ebook / Papel

Un bonsái en la Toscana · Ebook / Papel

Nada más verte · Ebook / Papel

Abraza mi oscuridad · Ebook / Papel

Cuéntaselo a otra · Ebook / Papel

Patas de alambre · Ebook / Papel

Nunca es tarde · Ebook / Papel

Suscríbete a la newsletter para recibir información sobre próximos lanzamientos.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Algun@s ya la habéis visto por ahí, pero, para l@s que no, quiero presentaros mi nueva novela "Me vuelves loco", que saldrá a la venta el 5 de septiembre. En esta ocasión, la publicaré con la editorial Amazon Publishing, por lo que estará disponible en papel y digital a través de Amazon.
¡Tres novelas publicadas en el 2017! Ya os dije que este año os ibais a hartar de Isabel Keats, y el que avisa no es traidor.



Sinopsis:

Ali es doña manías: el pañuelo de pensar, los desayunos hiperproteicos, la obsesión por la limpieza y el running al amanecer. Debajo de su excéntrico comportamiento y su cuerpo de supermodelo, solo hay una chica que busca desesperadamente ordenar sus sentimientos. No es feliz (todavía).
Konrad es don desastre: sin horarios, sin régimen y sin freno… ni en el amor, ni en la comida, ni en el derroche. ¡Gracias al cielo, nació con una creatividad exacerbada que le permite vivir bien y no privarse de nada! Cree que es feliz, hasta que conoce a Ali.
Esta no es (solo) una historia de cómo los opuestos se atraen. Tampoco es (solo) una novela que alegrará tus tardes de mantita y lluvia. Me vuelves loco es una deliciosa manera de ser un poco más feliz, recordando cómo se construye una amistad a fuego lento y lo maravilloso que es enamorarse.

lunes, 8 de mayo de 2017


Pues sí, como dice la canción mi vida de autora me ha dado una nueva sorpresa. Desde que empecé a escribir me he dejado llevar por el instinto. Mi lema siempre ha sido: haz lo que esté en tu mano lo mejor posible y deja que el resto fluya. Y lo cierto es que una alineación de los astros propicia me ha acompañado a lo largo del camino.
Primero publiqué con Harlequin, ahora Harper Collins. Una etapa maravillosa de la que no guardo más que buenos recuerdos, lo mismo que de su editora Mª Eugenia Rivera, quien siempre me apoyó y me ayudó a crecer como autora. Con esta editorial publiqué cinco novelas y varios relatos. Luego, Planeta llamó a mi puerta por medio de Esther Escoriza, la editora de Esencia, y con ellos publiqué otras cinco novelas (Hum, ¿será el cinco un número mágico?). Al igual que con Harlequin, no tengo más que buenas palabras para Esther, que me ha facilitado mucho la vida y ha hecho lo posible y lo imposible para lograr el éxito de mis libros.
Y ahora, una nueva etapa se vuelve a abrir ante mí, esta vez de la mano de Amazon Publishing, la editorial de Amazon, con Paola Luzio al frente. Espero que los astros sigan alineados de un modo favorable, y ojalá que con el buen hacer de su fantástico equipo logre llegar a un número aún mayor de lectores en todo el mundo. Porque, al fin y al cabo, de eso es de lo que trata todo esto: de la esperanza de que tus historias lleguen al mayor número posible de personas.

miércoles, 5 de abril de 2017

Por si aún hay alguna lectora despistada, os anuncio que el 27 de abril (osea, ya mismo) saldrá a la venta la segunda parte de mi bilogía, "Sol y Luna". "Escrito en las estrellas" es la continuación de "Escrito en mis sueños" y espero que tenga tanta aceptación como esta. 

¡Ojo, si aún no has leído la primera parte no leas la sinopsis!




Sinopsis:

Si no hubiera sido por la oportuna intervención de Kors Van Dijken, aquella misteriosa mujer habría muerto ahogada al llegar la pleamar, pero aún es pronto para cantar victoria. 
En medio de una de las peores tempestades a las que se ha enfrentado en su vida, el veterano lobo de mar se ve obligado a hacer lo imposible para salvar el barco y a su extraña tripulación. En lucha contra los elementos y en medio de un sinfín de aventuras que los llevarán desde Tánger hasta una pequeña ciudad de Holanda, lo último que imagina el capitán Van Dijken es que, de la mano de la misteriosa sirena que acaba de subir a bordo, va a descubrir un amor que estaba escrito en las estrellas desde el principio de los tiempos.

miércoles, 1 de febrero de 2017



Confieso que han pasado semanas, incluso meses, en los que no he escrito una palabra. Y no, no ha sido el famoso «bloqueo del escritor» (en realidad, no creo en él), simplemente, no me ponía a ello. En los últimos tiempos, me había convertido en la reina de la «procastinación», esa palabra tan fea que está tan de moda en los países anglosajones, pero que aquí ni siquiera ha entrado en el DRAE y que más o menos viene a decir: «Deja para mañana todo lo que puedas hacer hoy».
Se había apoderado de mí una especie de angustia, de desencanto. Ya no me divertía, la escritura había pasado a convertirse en una pesada obligación con el estrés añadido de estar a mitad de una novela y pensar que la palabra «fin» no era más que una meta inalcanzable. Uno de esos momentos en que el futuro se te antoja más negro que los sobacos de un grillo y dudas de todo: la presencia en las Redes es una pérdida de tiempo, la competición por los primeros puestos en las listas de ventas un sinsentido, poner al día el blog una pereza, los nuevos lanzamientos ya no ilusionan...
Pero una mañana tuve una revelación. Sí, como lo oís. Mis ojos se abrieron de golpe, oí una voz tonante... Está bien, no fue para tanto, pero lo cierto es que, de repente, comprendí que la escritura es como la vida. ¿Quién no ha empezado a hacer deporte de forma regular y a los pocos meses ha tirado la toalla con un: «¿Para qué?»? ¿Quién no ha querido en un momento dado mandar a la porra a su pareja con un: «¿Vale la pena?»? ¿Quién no ha soñado con meter unas cuantas cosas en una maleta y desaparecer un buen día sin dejar ni una mísera nota? (Está bien, puede que esto último no lo haya soñado todo el mundo, pero yo fantaseo a menudo con la idea de largarme a vivir a una cabaña solitaria al borde de una paradisíaca playa australiana... a ser posible cerca de los Hemsworth).
Y no, no soy Paulo Coelho, pero he llegado a la conclusión de que la clave de todo está en la PERSEVERANCIA, así con mayúsculas. Deberían enseñarla en los colegios: lengua, matemáticas y PERSEVERANCIA; gimnasia, física y química y PERSEVERANCIA.
Después de esta loncha, os lo resumo en una frase: creo que solo existe un camino para alcanzar tus metas y es tirar P'ALANTE.


PS: Desde que tuve la revelación estoy ON FIRE. Llevo días escribiendo muy por encima de mi media de palabras diarias y mi novela de las vacas va como un tiro. 

lunes, 26 de diciembre de 2016

El señor gordito de la barba blanca que se ríe tan fuerte me ha traído un gran regalo: la portada y la sinopsis de mi nueva novela, que se publicará el 14 de marzo de 2017. Ya la podéis encontrar en preventa en Amazon. Y esa no es la única novedad que se avecina, pero del resto ya os iré informando. ¡Ya me diréis qué os parecen!


Sinopsis:

Cuando Sol abre los ojos en el hospital de la base militar de Rota, se encuentra cara a cara con el pirata que la persigue en sus sueños. Pero, en realidad, el enigmático teniente Jay Farrell no es un pirata, sino un miembro del NCIS (Naval Criminal Investigative Service) muy interesado en hallar alguna pista sobre el asesinato del marinero Irons, debajo de cuyo cuerpo ha sido hallada ella. Al parecer, Sol sufre una ligera amnesia, si bien, aunque por otros motivos, está tan interesada o más que él en averiguar cuáles han sido sus últimos movimientos. El teniente Farrell sospecha que ella se guarda algunos secretos y no está dispuesto a perderla de vista ni un instante. Envueltos en un remolino de mentiras, sospechas y falsas identidades, lucharán, cada uno a su manera, por descubrir la verdad en una vorágine de atracción y rechazo. Y en ese proceso se darán de bruces con una pasión que estaba escrita en sus sueños.

miércoles, 21 de diciembre de 2016



En estas fechas apetece regalar, así que he decidido poner a vuestra disposición mi relato Punto, set y partido. Esta pequeña historia es muy especial para mí, pues la escribí en los duros años en que lo único que recibía era un rechazo detrás de otro. El que las organizadoras lo eligieran para la antología solidaria con las víctimas del terremoto de Lorca, Veinte pétalos, me ayudó mucho. Primero, por la satisfacción de poder colaborar, por poco que sea, con personas que lo necesitan y, segundo, porque en un momento en el que me estaba planteando tirar la toalla, me ayudó a conservar la esperanza de que algún día mis escritos se publicarían.

Os dejo ya con esta historia, cortita, pero llena de amor.

 Leer

miércoles, 5 de octubre de 2016



A menudo he leído opiniones de lectoras que se quejaban de que en la novela romántica los personajes eran siempre perfectos (guapos, buen tipo...) y que, salvo un poco de conflicto en la trama, el resto de la historia resultaba también perfecto.
Imagino que no son lectoras habituales de novela romántica —y recalco lo de novela romántica— porque, si no, sabrían que así es como debe ser. Es obvio que la perfección no existe, pero ¿os imagináis una novela con este tipo de escenas?

Escena 1: Los protas se conocen, charlan, se gustan, se pelean... En resumen, que estamos ante la primera escena tórrida de la novela.

Agapito (ojo a los nombres, también son importantes) la llevó hasta la cama y la besó con pasión. Sus brazos la estrecharon con fuerza, y Bernarda se dejó arrastrar por las ráfagas de placer que los labios masculinos disparaban a lo largo de su cuello.
—¡Ah!
—¿Agapito? ¿Qué ocurre, mi amor?
—Creo que el gato se ha colado debajo de las sábanas, he sentido un doloroso arañazo.
—No, no es el gato. —Bernarda se sintió enrojecer y se mordió el labio inferior algo turbada—. Es que yo, cuando llega el invierno, ya no me paso la cuchilla.

Escena 1, pero al contrario:

Agapito la llevó hasta la cama y la besó con pasión. Sus brazos la estrecharon con fuerza, y Bernarda se dejó arrastrar por las ráfagas de placer que los labios masculinos disparaban a lo largo de su cuello.
—¡Ah!
—¿Bernarda? ¿Qué ocurre, mi amor?
—Creo que el gato se ha colado debajo de las sábanas, he sentido un doloroso arañazo.
Agapito lanzó una carcajada y se rascó el vello negro que le cubría el pecho y los hombros.
—No, no es el gato, mi amor. Es que hace meses que no me corto las uñas de los pies.

También podrían darse un par de escenas de este tipo:

Escena 2/1

Era la primera vez que la invitaba a cenar. Carla se llevó el último tenedor a la boca y se dijo que había disfrutado como nunca.
—¿Te ha gustado? —Carlos (Carlos, Carla, un poco redundante ¿no?) sonrió con esa sonrisa de anuncio que le erizaba la piel.
—Muchísimo.
Carla le devolvió la sonrisa (la suya también era de anuncio) y, entonces, la de Carlos se congeló.
—¿Ocurre algo?
—No. —Él se apresuró a negar con la cabeza—. Es solo que se te había quedado la tinta de los chipirones entre los dientes y parecías el cuñaooo ese.

Escena 2/2

Amancio empezó a quitarse la camiseta muy despacio. Petra sintió que se le hacía la boca agua; la mezcla de barriguita cervecera y el moreno obrero, con la marca de la camiseta en brazos y cuello, la volvía loca...


¿Quién no ha vivido alguna situación similar en este mundo imperfecto en el que vivimos? Pero ¿de verdad os gustaría encontraros algo parecido en una novela romántica? A mí, desde luego, no. Por eso brindo por el universo perfecto de las novelas románticas y ruego porque siga siendo así por los siglos de los siglos. Porque, para mí, el primer deber de una novela romántica ha de ser hacernos soñar. Siempre.

Visitas

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Isabel Keats. Con la tecnología de Blogger.